Els organismes sanitaris còmplices d’operacions immobiliàries?

Les operacions urbanísitiques de l’equip de govern són contestades. A la fotografia, un moment de protesta de diumenge per aturar més vivendes a Cosme Toda

La setmana passada, una nota de premsa municipal explicava la trobada a la ciutat del grup promotor del clúster biomèdic que l’alcaldessa Marín proposa fer a la ciutat cada vegada que necessita demostrar les immenses capacitats per inventar-se coses que la treguin de la patètica imatge de decrepitud que arrossega. M’estic referint a la ciutat, no a l’alcaldessa, tot i que a ningú li haurà estranyat la confusió si és que l’ha comès. I em refereixo a la ciutat, perquè malgrat la retòrica oficial, cada vegada està prenent més relleu la imatge certa que l’Hospitalet és la ciutat més densa d’Europa justament en uns moments en què la densitat demogràfica, la massificació urbanística i la saturació del territori són qüestions negatives a nivell metropolità, comarcal, autonòmic, nacional i internacional i ho seran més a mesura que la crisi ambiental, l’escassedat energètica, les dificultats de mobilitat, la manca d’equipaments de qualitat, la massificació dels serveis essencials, l’absència d’espais lliures, el perill pandèmic successiu i la previsible crisi econòmica, d’ocupació i de recursos que s’albira, prenguin carta de naturalesa.

La situació seria dramàtica per com estem a l’Hospitalet, si a la ciutat no s’aixequès hores d’ara ni una sola grua, si fes ja almenys un parell de mandats que s’hagués aplicat una moratòria constructiva. Continuaríem molt malament, extraordinàriament densificats i sense poder garantir un mínim de qualitat de vida a la ciutadania. Hem de pensar que si tots els hospitalencs i hospitalenques sortíssim al carrer a l’hora, ens trepitjaríem per les voreres i els vehicles no podrien circular perquè les voreres serien insuficients per assumir el cabal humà existent. Hi ha censades a la ciutat, 260.000 persones més o menys, però els més coneixedors de la realitat expliquen que als barris del nord hi ha no menys de 50.000 passavolants que viuen a l’Hospitalet d’estranquis, entre altres coses perquè les inscripcions al padró es gestionen lentament a propòsit. Ja dic que la situació seria dramàtica si s’haguessin congelat les edificacions en els darrers quatre anys, però seria disculpable pels que haguessin construït la moratòria i l’haguessin recolzat. La realitat és que no solament l’equip de govern ha treballat a favor de la moratòria sinó que en els darrers quatre anys ha omplert la ciutat de grues, està liquidant l’escassíssim espai lliure que queda, i està esforçant-se a recórrer tot allò que els tribunals rebutgen en matèria urbanística. La història dirà de l’alcaldessa Marín, el mateix que la història està dient de l’alcalde Matías de Espanya, que van ser un càstig dels déus per aquest territori, amb l’agreujant que España era un noble feudal que satisfeia les seves megalomanies però servia a la seva classe, mentre que la Marín va néixer modestament a Collblanc però està fent milionària a gent que no trepitjaria aquest barri ni per repartir almoina.

De fet, si som sincers, la Marín només deixa fer, embolicada per discursos més aviat equívocs, em temo. Els que parlen amb els promotors, dibuixen els plànols i fan estudis d’inversió viuen a Sarrià, a Pedralbes o a Sant Cugat. I a ells, el que passi a Gran Via 2, o a Sant Josep o a la Rambla Marina se’ls hi en fot. És possible que mai hagin trepitjat l’indret directament i que mai el trepitgin. Ells fan la feina tècnica i milionària que l’alcaldessa s’encarrega de publicitar, com pot.

Com pot. I és veritat que cada vegada pot menys, perquè cada vegada resulta més aclaparadora la realitat de una ciutat destruïda fins els fonaments. Per això resulta tan sorprenent que encara hi hagin organismes i professionals, que més enllà del resultat final d’aquestes coses que s’inicien —i a l’Hospitalet s’inicien moltes però les úniques que culminen són les immobiliàries— es prestin tan grollerament a l’espectacle sense mesurar fins a quin punt els perjudica.

Em refereixo directament a l’IDIBELL, a l’ICO, a l’Hospital Universitari de Bellvitge, a l’Àrea Metropolitana Sud de l’ICS, a la Universitat de Barcelona i a l’Hospital de Sant Joan de Déu que semblen haver-se cregut aquesta comèdia del pool biomèdic, darrere de la qual hi ha en exclusiva el projecte de menjar-se el darrer espai lliure de la ciutat, l´únic espai encara agrícola del terme per edificar, edificar i edificar… i beneficiar als propietaris del sòl i no pas a la ciutadania d’aquesta soferta ciutat.

La nota de premsa municipal ni tan sols s’amaga: “El clúster biomèdic vol contribuir a potenciar i consolidar un ecosistema de salut a Catalunya que afavoreixi una nova economia basada en la innovació i el coneixement al territori metropolità, així com la localització de noves empreses a partir de la transformació urbanística de l’àrea de Bellvitge.”

L’objectiu no te res a veure amb la ciutat i de la ciutat ni tan sols se’n parla. Fan veure que compta Catalunya i el territori metropolità, però sobretot el que compte és transformar urbanísticament l’àrea de Bellvitge. A ningú se li amaga que darrera aquesta floritura hi ha un projecte de 442.000 metres quadrats d’oficines, 126.000 de sostre comercial i 63.000 d’hotels i la resta són escorrialles per fer empassar l’autèntic negoci.

Que això ho faci l’ajuntament de la ciutat és una desgràcia pels hospitalencs i les hospitalenques, però són els hospitalencs i les hospitalenques (43.000 dels 180.000 electors cridats a les urnes el maig del 2019) els que així ho han volgut. Però el descrèdit dels organismes que participen del projecte sense preguntar-se què estan fent en aquesta operació, només els pot reportar desprestigi a nivell estatal i previsiblement a nivell internacional, quan es divulgui que alguns organismes encarregats de la salut pública —i que tant es vanen de l’enorme treball que fan en aquest sentit— estan deixant-se utilitzar com a còmplices d’operacions urbanístiques de la ciutat més densament poblada d’Europa, que vol dir la ciutat amb pitjors condicions objectives de qualitat de vida, amb serveis sanitaris pèssims i amb un pronòstic de futur que esgarrifa.

Caldria que s’ho fessin mirar. Qui es fica al llit amb nens petits, es lleva amb el cul mullat, diu un refrany català. Potser estarà bé recordar-los a aquests representants d’organismes que s’han guanyat el prestigi sobre la base de la seva coherència professional, que les operacions urbanístiques de l’equip de govern són contestades hores d’ara per la totalitat de l’oposició municipal, per una quantitat important d’entitats cíviques i per una ciutadania que malgrat la desestructuració social que l’ajuntament ha propiciat sobre la base del clientelisme, ja comença a mobilitzar-se davant l’escàndol.

Per Jesús A. Vila

300 vecinos se manifiestan en Sant Josep contra la promoción de Cosme Toda

La ciudad empieza a despertar de su letargo.

Esta foto resume la política del ayuntamiento de L’Hospitalet

Unos trescientos vecinos en los momentos de mayor afluencia de público se concentraron a lo largo de la mañana del domingo en los aledaños de la antigua fábrica Cosme Toda en Sant Josep a la llamada de la plataforma contra los mas de 1500 pisos que el ayuntamiento ha autorizado a construir en ese emplazamiento. Para amenizar la jornada reivindicativa participaron dos colectivos de batucaires, algunos cantantes de la ciudad y tres o cuatro personas invitadas para hablar de lo que se prepara en este extenso espacio público prácticamente en el centro geográfico de la ciudad, hasta ahora ocupado por instalaciones fabriles de la industria más antigua de la ciudad: las bóvilas que dieron subsistencia  a cientos de trabajadores de la zona y proveyeron de materiales constructivos a una parte importante del sector inmobiliario de Barcelona y entorno metropolitano a lo largo de décadas.

Cuando las fábricas dejaron de ser rentables, los propietarios decidieron, de la mano del equipo de gobierno socialista de la ciudad, vender el céntrico espacio al sector inmobiliario que ha tenido históricamente a la ciudad como su proveedor máximo de suelo fácil. De ese acuerdo tácito entre propietarios del suelo, promotores inmobiliarios y equipo municipal, la barriada de Sant Josep conseguirá más de 5.000 nuevos vecinos sin que en la promoción se contemplen los espacios imprescindibles para dar servicio a las nuevas necesidades de sus habitantes: equipamientos sanitarios, educativos, espacios verdes, y oferta comercial suficiente, más allá de la imposible movilidad en la ciudad más densificada de Europa y que sigue creciendo con el indescriptible apoyo de quien estaría obligado a prever que futuro aguarda a sus habitantes: el ayuntamiento.

“Tombem la especulació”, dice el cartel que encabeza la manifestación.

En los distintos parlamentos que se sucedieron a lo largo de la jornada, el profesor de la UPC Ibon Bilbao destacó las notables irregularidades legales de la promoción, vinculadas por ejemplo a la enormidad de los bloques previstos de hasta 13 pisos que van a impedir las horas de sol mínimas que la ley contempla en promociones masivas de este tipo. Cristóbal Jaume, del Grup de Patrimoni de la ciudad destacó la desidia municipal en torno a la preservación del patrimonio histórico e industrial de la ciudad y Manuel Domínguez, del Centre d’Estudis de l’Hospitalet, comentó la escandalosa pérdida del patrimonio fabril que se está produciendo en estas antiguas instalaciones de las empresas cerámicas que dieron relieve a la ciudad a lo largo de los primeros años del siglo XX.

Casi al final del acto, fue invitado a participar el presidente del Foment de la Informació Crítica, Jesús Vila, quien hizo un recorrido histórico de lo que ha sido el urbanismo en l’Hospitalet para señalar que a lo largo de los más de 40 años de gobierno socialista en l’Hospitalet se han construido algo menos de la tercera parte de los pisos que se construyeron durante el franquismo, que ya convirtieron la ciudad en una ciudad dormitorio con muy pocas posibilidades de convertir a sus ciudadanos en habitantes de una ciudad saludable y moderna. De no haberse construido los más de 21.000 pisos que han construido los socialistas en l’Hospitalet, la ciudad tendría hoy, según los datos que aportó, casi el 25% de su suelo todavía en condiciones de ser recuperado para mas espacio verde y equipamientos de calidad. (Ver su intervención íntegra en la página de Facebook de l’estaca).

Por: Redacción

Anna Caballé: “Concepción Arenal estava convençuda de la superioritat moral de la dona”

Anna Caballé

Parlem amb l’escriptora sobre la literata Concepción Arenal, a qui deu el Premi Nacional d’Història.

Una veu temperada per a una reflexió profunda. Així parla l’escriptora i crítica literària Anna Caballé. Actualment, l’hospitalenca imparteix classes a la Universitat de Barcelona, sent la responsable de la Unitat d’Estudis Biogràfics. No és casualitat. Quan el gènere biogràfic a Espanya era una excepció, l’hospitalenca va irrompre en ell amb diverses obres de referència: Umbral, Carmen Laforet i, ara, Concepción Arenal, últim Premi Nacional d’Història. Caballé ens parla d’aquesta biografia sobre l’autora ferrolana. I nosaltres, naturalment, recomanem la seva lectura per a aquest estiu.

Què va significar per a vostè guanyar aquest premi?

Una gran alegria, com és natural. Per dues raons, la primera perquè no és habitual que es reconegui el valor d’una biografia en el marc dels premis nacionals. En ser un tipus d’escriptura a cavall entre la història i la literatura fa que quedi una mica en terra de ningú. I en segon lloc, perquè jo sóc professora de literatura. Crec que era la primera vegada que es premiava una filòloga i no una historiadora o historiador. Ho vaig interpretar com un reconeixement al valor històric d’un llibre concebut des de l’escriptura.

Com es va topar amb la figura de Concepción Arenal?

Va començar sent una obra d’encàrrec, fet per la Fundació Juan March per la col·lecció Españoles eminentes. Jo m’havia interessat per ella escrivint una semblança biogràfica de presentació en la col·lecció La vida escrita por las mujeres, que vaig dirigir i escriure parcialment. Allà em va quedar la curiositat i vaig pensar que Concepción era una dona molt interessant, sobretot quan llegia que la gent la tenia per boja perquè es comportava d’una manera tan diferent de les dones de l’època. En plantejar-se la possibilitat d’escriure la biografia d’una dona eminent, em va semblar que Arenal reunia totes les qualitats. Després em vaig enamorar del personatge.

Què diferencia aquesta biografia d’altres que ja ha fet abans, com la de Carmen Laforet o Umbral?

L’època. Jo estava acostumada a treballar el segle XX, però els darrers anys dono classes a la universitat sobre l’estètica del romanticisme espanyol i escriure la biografia va ser una oportunitat per aprofundir en un segle decisiu en la història d’Espanya. Tan decisiu com mal conegut.

Com d’important va ser la figura de Concepción Arenal dins el feminisme? Va ser la gallega una dona avançada al seu temps?

Indiscutiblement, molt i molt avançada. Ella tenia un gran talent per a l’aclariment de les idees. El feminisme és un tema més que la preocupa, tampoc diria que el més important, perquè la seva principal angoixa era la filosofia ètica i la millora moral del país, al qual ella veia molt necessitat d’un enfortiment interior. Però quan Fernando de Castro, rector de la Universitat de Madrid i un impulsor decidit de l’educació femenina en una època on les dones no tenien accés al món del coneixement, organitza una sèrie de conferències sobre la dona i Arenal veu que no es convida a cap dona a parlar és quan escriu La mujer del porvenir. Allà exposa el que ella pensa sobre el paper de les dones i sobre el que es mereixen tenir. Després vindria La mujer de su casa, on reflexiona sobre la necessitat que les mestresses de casa s’obrin al món i es preocupin per la cosa pública. Els dos llibres són com dues cares, futur i present de la vida femenina. En tot cas, ella estava convençuda de la superioritat moral de la dona. Hi ha una frase seva que ho resumeix: “Teniendo más necesidades, la mujer delinque menos que el hombre”.

Què reflecteixen La mujer del porvenir i La mujer de casa?

En el primer defensa el sacerdoci femení. Com que les dones que tan a prop han estat sempre de les pràctiques religioses no poden exercir-les des del púlpit? Ella reflexiona entorn d’una idea: la desigualtat social, jurídica, intel·lectual i moral que patien les dones del seu temps, fruit de la seva consideració com un ésser inferior a l’home no era justa, és a dir, no era fruit d’una veritat de la natura sinó d’una sistemàtica marginació. En el segon assaig desenvolupa una idea: ser “una mujer de su casa” no significa res, no té cap valor. El desprestigi de la mestressa de casa és total. I d’aquí vénen tots els mals que Arenal desgrana amb moltíssim coratge. “La vida de las mujeres es una interminable infancia”, escriu.

Arenal era catòlica, però també d’idees progressistes i liberals. Com era possible això?

Era catòlica, sí, però també molt conscient del nou món que s’obria camí. Les idees filosòfiques i científiques que exploten el segle XIX van fer trontollar el dogmatisme catòlic. Arenal n’era molt conscient i defensa una religió basada en l’espiritualitat, l’ètica, la compassió… El seu primer llibre doctrinal, per dir-ho així, l’escriu en plena depressió per la pèrdua del seu marit, Fernando García Carrasco. El titula Dios y libertad i no es va publicar en vida d’Arenal perquè era un llibre de contingut insòlit tractant-se d’una dona, però precisament defensa el necessari diàleg entre fe i ciència.

Amb el temps, Concepción Arenal va esdevenir una teòrica i pràctica de la compassió. A Concepción Arenal: La caminante y su sombra vostè també parla sobre temes com el fet que Arenal advocava per la implantació d’un codi penal correccionalista. Què va veure Arenal a la presó femenina en la qual va treballar a Galícia l’any 1863? Què reclamava exactament?

Reclamava unes condicions de vida dignes pels presos. A l’època les presons eren llocs corruptes on no es contemplava més que el fet en si. La presó tenia l’objectiu d’apartar al delinqüent de la societat. Ella creu en la reinserció social, en l’obligació moral que tots tenim, com a societat, és lluitar perquè els presos puguin tenir l’oportunitat d’una nova vida, puguin corregir-se i, per tant, rectificar. Simplement ella és a l’origen de tota la reforma carcerària que s’aplica a finals del XIX i fins ara. La seva convicció era que la delinqüència és un fet que irradia en totes direccions. El delinqüent és responsable del que fa, sens dubte, però… i la societat? No és en part responsable de la desesperació de les persones?

Arenal també estava a favor de l’abolició de la prostitució. Quins eren els seus arguments?

Tenint en compte la personalitat moral de l’escriptora, és de lògica que fos abolicionista i rebutgés de pla la prostitució. Al seu entendre responia i respon a una lògica masculina —avui diríem patriarcal— que empobreix tant la dignitat de les dones com la dels homes que la consumeixen i afavoreixen.

Un altre dels assumptes que aborda vostè en aquest treball són les idees de l’escriptora envers el dolor i el sofriment. Va ser dura la vida de Concepción Arenal?

No va ser fàcil. La pèrdua del seu pare als nou anys la va marcar de per vida. Després va perdre una germana molt estimada, el seu marit i a una filla de dos anys. Per últim el seu fill Ramón mor amb 30 anys. La seva és una vida marcada per dues coses: les pèrdues familiars i la soledat intel·lectual.

Què simbolitza “l’ombra” al títol d’aquesta biografia?

El títol està inspirat en un llibre de Nietzsche on ell es descriu com un caminant que porta l’ombra. Arenal va carregar amb l’ombra del seu pare, un militar injustament proscrit per les seves idees liberals. Jo crec que aquella primera injustícia, veure com s’ensorrava emocionalment el seu pare, explica la seva lluita posterior contra la injustícia. No pot defensar ja al seu pare, però veu la figura paterna en tots els necessitats.

Quins altres projectes té vostè ara mateix?

Fa uns dies ha sortit un assaig sobre el gènere biogràfic. Es titula El saber biográfico. Reflexiones de taller. I voldria descansar uns mesos…

Per Lara Ballesteros

Jaime Martín: “El lenguaje del cómic es único porque la narrativa de este medio no la encontramos en el cine ni en la literatura”

Jaime Martín posando frente a una puerta azul con una camiseta negra.
Jaime Martín empezó a dedicarse al mundo de la ilustración a muy temprana edad y, desde bien pequeño, ya leía cómics/ Fuente: Jaime Martín

Jaime Martín es un historietista e ilustrador español nacido en L’Hospitalet de Llobregat en el año 1966. Empezó su carrera profesional en el mundo del cómic en 1985, publicando en las revistas que por entonces editaba Josep Maria Beà en su sello Intermagen: Caníbal y Bichos. Algunas de sus obras destacadas son Los primos del Parque (1991-92), La Memoria Oscura (1994-95) e Infierno (1996). El pasado mes de mayo, Martín recibió el premio a Mejor Obra Española de los 39º premios Comic Barcelona organizados por Ficomic por Siempre tendremos 20 años.

¿Cómo te sentiste ante este reconocimiento? ¿Qué significa para ti este trabajo ilustrado?

Me cogió desprevenido. No lo esperaba en absoluto porque ya había recibido ese premio por mi anterior obra Jamás tendré 20 años, en 2017.

Ambos Jamás tendré 20 años y Siempre tendremos 20 años forman parte de una trilogía autobiográfica junto con Las guerras silenciosas ¿Qué te motivó a llevar a cabo este proyecto?

Comencé con Las guerras silenciosas porque la historia del servicio militar de mi padre durante la dictadura me pareció siempre interesante. Le escuché hablar del tema desde niño y a medida que yo crecía, mi padre abundaba en detalles y matices que hacía que el relato tomase otras dimensiones, más allá de la pura aventura. Cuando me sentí preparado profesionalmente, entré de lleno en la historia y no tardé en darme cuanta que era inevitable continuar con el relato de mis abuelos. Lo que no estaba previsto era cerrar una trilogía con mi generación como protagonista. Eso vino rodado, pero me alegro de que haya sido así. El conjunto me parece muy sólido. Estoy muy satisfecho con el resultado.

Portada de "Las guerras silenciosas"
“Las guerras silenciosas” narran la historia de su padre durante la dictadura/ Fuente: Jaime Martín

En el caso particular de Siempre tendremos 20 años hablas sobre cómo empezaste tú en la industria del cómic. Cuéntanos cómo fue.

Lo básico no difiere demasiado de la mayoría de los casos. Siempre me gustó dibujar, desde bien pequeño, y mis padres me apoyaron en todo momento. Leía todos los cómics que me caían en las manos, dibujaba en cualquier papel, hacía historieta, ilustración, probaba cualquier técnica que veía que hacían los profesionales. Cuando era adolescente decidí llevar mi trabajo a una editorial para recibir una opinión profesional, aquello lo cambió todo. El autor y editor , Josep Mª Beà, me animó a seguir dibujando y me recibió de forma regular para seguir de cerca mis progresos. El resto fue fácil, la verdad. En aquel momento se me hizo eterno el hecho de poder publicar por primera vez, pero visto en perspectiva fue un camino de rosas.

Además, en Siempre tendremos 20 años, hablas sobre la amistad. ¿Te han dicho algo alguna vez tus amigos por mostrar sus nombres reales?

No, porque siempre les he pedido permiso. Para usar sus nombres y su cara. Para mi es muy importante poder retratarlos tal cual, porque se trata de nuestras vivencias y me sentiría incómodo poniéndoles otra cara y otro nombre.

Portada de "Siempre tendremos 20 años"
En “Siempre tendremos 20 años”, el ilustrador narra la historia de su juventud/ Fuente: Jaime Martín

¿Son estos tres cómics un reflejo fiel de tus vivencias y las de tu familia? ¿Hay también parte de ficción?

Trato de ser lo más fiel posible porque estoy hablando de familia y amigos. Es cierto que, en ocasiones, altero el orden cronológico de algunas anécdotas para mejorar el ritmo y la narrativa, pero son pequeñas licencias sin mayor importancia. En Siempre tendremos 20 años, en alguna ocasión he atribuido a uno de mis amigos un hecho que protagonizó otro colega de la pandilla, pero que no aparece en el libro porque no puedo meterlos a todos. Eso lo hago cuando considero importante incluir en la historia un tema que me resulta de interés. En esos casos lo que hago es pedir permiso a mi amigo para endosarle la anécdota que protagonizó el otro.

No son tus primeras novelas autobiográficas, ya que La basca que más casca (1989), Flores sobre el asfalto (1990), Los primos del parque (1991) o Los cuentos de los primos del parque (1992) también lo son. ¿Pasan todas estas historias en L’Hospitalet?

En Los primos del parque y La basca que más casca, álbumes muy primerizos, saco a algunos amigos y cuento alguna experiencia, exagerando mucho, para narrar historias de humor pasadas de vueltas. Aunque están ambientadas en L’Hospitalet, yo no las catalogaría de autobiográficas. En aquellos años, en trabajos como Sangre de barrio o Flores sobre el asfalto, lo que hacía era nutrirme de historias que le habían pasado a amigos y conocidos, incluso recortes de prensa o letras de canciones, y a partir de todo aquello elaboraba una trama sobre la que trabajar. Podríamos decir que me movía en una frontera difusa entre la ficción y el relato personal.

A nivel burocrático naciste en Barcelona, pero te criaste en L’Hospitalet. ¿Cuáles son tus mejores recuerdos aquí?

La adolescencia con la panda de amigos. Justo ese momento festivo e iniciático en el que se empiezan a descubrir las cosas. Aquí seguimos la mayoría de los amigos. Es agradable tenernos cerca después de tantos años.

Jaime Martín posando con su libro "Siempre tendremos 20 años" en la mano.
A mediados de los años 90 Martín empezó a incorporar herramientas informáticas en su proceso de trabajo/ Fuente: Jaime Martín

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Utilizas herramientas informáticas? ¿Cómo ha cambiado a lo largo de los años?

Empiezo reflexionando durante semanas acerca de lo Aque quiero tratar en el nuevo proyecto. Cuando tengo tema escribo unos borradores de lo que sería la historia hasta que más o menos tiene forma, como un resumen extenso donde se aprecia claramente la estructura del relato. Luego me pongo con el guion técnico, donde se indica el número de páginas, la descripción de las escenas, los diálogos… A continuación, hago los bocetos a lápiz y papel, en libretas u hojas sueltas. Después escaneo y lo llevo al ordenador. En Clip Studio, el programa de dibujo, trabajo tinta y color. Los textos los monto en Adobe InDesign.

En los 80 y 90 lo hacía todo con los utensilios de la época, claro, pero desde mediados de los 90 empecé a incorporar las herramientas informáticas en mi proceso de trabajo. Primero el color digital, en 1996, y en 2002 el entintado digital con tableta gráfica. Cuando recuerdo los guiones escritos con máquina de escribir me da risa.

¿Cómo crees que está actualmente el sector del cómic español? ¿Hay mucha competencia?

El cómic en España está, más o menos, como siempre, es decir, con una base lectora tirando a escasa o moderada. No somos Francia o Japón, y eso sitúa a las autoras y autores en una situación vulnerable porque un proyecto que puede ocupar un año de trabajo suele reportar unos ingresos que sólo dan para vivir tres o cuatro meses. Estoy haciendo una media, claro, porque en otros casos se paga más y en ocasiones no se paga nada. Lo bueno es que hay un gran número de editoriales y los lectores pueden elegir entre una amplia variedad de temas, y nunca ha sido tan fácil publicar. Pero como decía, vivir de ello es muy difícil y poca gente se lo plantea como actividad principal.

Respecto a lo de la competencia, sinceramente creo que no la hay. ¿Cómo puede haber competencia en un mercado tan ruinoso? Si algo bueno tiene este oficio es la solidaridad y compañerismo entre las autoras y autores. El pasarse trabajos, contactos, información sobre contratos, técnicas de trabajo etc. es lo habitual y lo que hace de esta una profesión agradable. Los encuentros con la gente del gremio siempre son una fiesta.

Jaime Martín dando un discurso frente al público
Jaime destaca la solidaridad y el compañerismo entre las autoras y autores del sector/ Fuente: Jaime Martín

Algunas de tus historias se han publicado en Francia, Italia, Alemania, Suecia, Dinamarca, Brasil y Estados Unidos ¿Crees que el mercado del cómic es más potente en el extranjero?

No siempre. Por ejemplo, en los países nórdicos es algo residual, Alemania tampoco es una fiesta, Italia está más o menos como España… Los puntos fuertes de la industria siguen siendo el mercado franco-belga, el estadounidense y el japonés.

También has hecho diseños de personajes de videojuegos e ilustraciones publicitarias. ¿Qué diferencias hay con el proceso de crear un cómic?

El lenguaje del cómic es único porque la narrativa de este medio no la encontramos en el cine ni en la literatura. Leemos texto, vemos imágenes, podemos retroceder o avanzar en la historia, podemos establecer pausas en la lectura, embelesarnos con las imágenes, de forma inconsciente ponemos voces a los personajes… Hay todo un trabajo de fondo mientras leemos cómics que no se da en otros medios. Quienes se dedican a escribir y dibujar tebeos tienen una necesidad de transmitir un relato, una serie de emociones, de mensajes íntimos o pura aventura. Van a medir el tiempo, las palabras, la forma de transmitir las ideas, van a darnos parte de sí mismos.

La ilustración publicitaria es algo puramente alimenticio en lo que muchos hemos acabado trabajando para cubrir un salario que no nos daba el cómic. Es poner nuestras habilidades al servicio de la maquinaria de ventas. Es algo que dejé de hacer hace años, ya que creo que no me gustó nunca. Jamás me sentí cómodo, simplemente necesitaba sobrevivir. En el diseño de videojuegos (guion, personajes, grafismo…) hay un componente autoral, como en el cómic, es un trabajo muy satisfactorio, nada que ver con el ámbito publicitario, pero es otra cosa distinta al cómic. Se trabaja en grandes equipos y se diluye la personalidad del artista. 

Por Lara Ballesteros

La presidenta del Port de Barcelona afirma que “los usos ciudadanos de la playa de l’Hospitalet son incompatibles con la seguridad”

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Mercè Conesa, ha asegurado “desconocer la reclamación de la alcaldesa” Nuria Marín

Núria Marín reclamó en febrero de 2020 la playa de l’Hospitalet, junto al Faro que ilustra esta imagen

Mercé Conesa, presidenta del Port de Barcelona, ha afirmado que la zona de la denominada antigua playa de l’Hospitalet, está ahora totalmente ocupada de actividad industrial y comercial y, por lo tanto, “es incompatible con los usos ciudadanos porque afecta a la seguridad de las personas”. Después de reconocer que desconoce las reivindicaciones de la alcaldesa de l’Hospitalet, Nuria Marin, así es como ha respondido Mercè Conesa a la pregunta de cómo ha atendido el Port de Barcelona la reclamación de la playa de l’Hospitalet que Marín realizó en febrero de 2020 en una conferencia ante cientos de invitados en el auditorio del Grupo Planeta de l’Hospitalet.

En la emisión del programa “Converses” de Cope Cataluña y Andorra del sábado 12 de junio, un miembro de la asociación Foment de la Informació Critica (FIC) preguntó a Mercé Conesa sobre la evolución de la reivindicación de la playa que realizó Nuria Marín el año pasado. Transcribimos tanto la pregunta como la respuesta que se puede escuchar, entre risas, en el fragmento del audio que se adjunta:

Pregunta: El año pasado, la alcaldesa de l’Hospitalet reclamó el trozo de playa que era de esta ciudad y que estaba junto al Faro del Llobregat. ¿Han hecho un pasadizo, han habilitado un autobús o un trenecito?

Respuesta de Mercè Conesa, presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona: Tenemos la suerte de que los términos municipales no son competencia de la autoridad portuaria, una de las cosas más complicadas de definir de este país, porque todo el mundo quiere su delimitación. Es cierto que hay una parte de la extensión del Port que era la que se denominaba playa de l’Hospitalet. Desconozco la reclamación de la alcaldesa de l’Hospitalet, pero nosotros hemos arreglado simbólicamente la zona del Far del Llobregat y hemos invitado a todos los vecinos y vecinas del barrio de La Marina para que puedan visitar el Far, porque muchos de ellos tienen el recuerdo de que iban allí a la playa, pero realmente en este momento es muy difícil que hayan usos ciudadanos en esa zona del Port porque está totalmente ocupada de actividad industrial y comercial y lo usos ciudadanos serían incompatibles con la seguridad de las personas.

Por Juan Carlos Valero

Texto de Jesús A. Vila en la presentación del libro: “Jaume Valls, todo lo que pude”

Moltes gràcies a tots per acompanyar-nos en aquest acte de presentació del llibre que resumeix, la vida, els somnis, els treballs, els sacrificis, les esperances, els encerts, també els errors, les victòries i els fracassos del nostre estimat Jaume Valls, que tan es mereix estar avui rodejat de la gent que l’estima i de la gent que no oblida la seva entrega i la seva generositat. Gràcies a tots per estar aquí, perquè el llibre que avui presentem és una excusa legítima i honorable per tenir-lo a prop i per poder expressar-li el nostre reconeixement.

El libro “Jaume Valls, todo lo que pude, memoria de una vida de luchas y sueños por un mundo nuevo”, más allá del intenso trabajo de recopilación, documentación y recuerdos, que hicimos a cuatro manos el Jaume y yo durante unos cuantos años, intentamos que quedara explicado de forma muy expresiva en el título y en el subtítulo. Es la memoria de una vida dedicada a la defensa de su condición social, de su clase, y es por lo tanto una vida de sacrificios pero también de sueños, de resistencias pero también de progresos, de sinsabores pero también de alegrías, porque todo lo que se hace con dignidad y con una proyección colectiva de los resultados que se quieren obtener, tiene momentos complejos que son dolorosos pero tiene, sobre todo, el poso trascendente del combate por la justicia, por la igualdad y por la mejora del mundo, no solamente del coyuntural que nos ha tocado vivir, sino del que dejamos a los que nos perpetúan.

A un lado del combate social

El libro, del que no vamos a hablar en sus detalles porque es mejor que lo leáis —y me consta que muchos de los que estáis aquí ya lo habéis leído—, es la memoria de las acciones cotidianas al servicio y en defensa de los que se sitúan a un lado del combate social, enfrentados a los que mantienen sus privilegios, su poder económico, que termina siendo omnímodo, ocupando todas las esferas de la sociedad. Siempre han existido los poderosos y los parias y se han denominado de muy diversos modos en función de los períodos históricos, pero en torno a esa realidad, siempre ha habido un conflicto y, como derivada del mismo, una resistencia. Los de un lado, resistiéndose a perder sus privilegios, y los del lado contrario luchando para conseguir algo más de justicia. El conflicto ha existido desde que el hombre es hombre, desde que el hombre es un lobo para el hombre —“lupus est homo homine” ya decía Plauto 250 años antes de Cristo—, pero no quedó meridianamente articulado hasta que un filósofo social del siglo XIX lo reflejó en una teoría que se convirtió, hace ya 150 años —y aún tiene la solidez que le dio su elaboración científica— en un instrumento de comprensión de las desigualdades, de la emancipación de los pobres, de los subalternos, de los que solo han poseído su fuerza de trabajo y en torno a la cual se ha forjado mucha historia y se ha hecho avanzar el mundo.

Sin el marxismo como teoría y sin la organización obrera como instrumento, el mundo de hoy sería peor. El marxismo y el activismo obrerista no han conseguido cambiar el mundo, pero han señalado que sin el capitalismo el mundo sería mejor y ese sigue siendo un norte irrenunciable, ahora que nos amenazan, más allá de las crisis cíclicas del capitalismo a las que nos hemos ido acostumbrando, crisis de mayor calado como la crisis energética, el cambio climático, la difícil recuperación de los ecosistemas. Crisis, todas ellas, que tienen en el capitalismo como sistema económico y como constructo social, la lacra esencial de nuestros días y especialmente del futuro más inmediato. Crisis que puede acabar con el capitalismo, porque como tuvimos ocasión de reflexionar hace unos días en una mesa redonda virtual sobre la crisis energética y los objetivos de desarrollo sostenible, una sociedad basada en el crecimiento económico como único motor, está condenada a la ruina en un mundo físico finito y, por lo tanto, el colapso del sistema está, quieran o no, les guste o no —que no les gustará— a la vuelta de la esquina.

Antonio Ruiz, compañero

El marxismo, que nos ayudó a entender las reglas económicas de la miseria de la mayoría del género humano, tuvo la virtud desde el principio de instalarse no sólo en la teoría. Eso lo hizo revolucionario. Buscó la organización de la clase obrera, porque sin organización no puede haber aplicación de la teoría y ahí, como siempre que interviene la acción humana, surgieron las dificultades. El partido obrero, el sindicalismo de clase está compuesto de hombres y mujeres, con sus virtudes y sus defectos, con sus herencias culturales y sus cargas emocionales. Las organizaciones obreras han sido, pues, instrumentos imperfectos porque no podían ser otra cosa, pero instrumentos útiles porque dieron conciencia de realidad y capacidad para responder. Enseñaron a combatir, a resistir, a enfrentarse y a no resignarse, y en esas organizaciones, las personas más inquietas, más rebeldes, más entusiastas, se forjaron como hombres o mujeres de acción y fueron naturalmente reconocidas para representar a sus iguales.

Un carácter inquieto, rebelde, entusiasta, capaz de ser elegido por sus iguales para que les representara cada vez que la ocasión lo requería, ha definido la personalidad de Jaume Valls. Y ese contacto de hermandad con su clase le hizo asumir compromisos de riesgo, que afrontó con valentía, dignidad y coraje. Sus repetidos encarcelamientos, las torturas o los despidos que se explican en el libro con detalle, son un exponente de todo ello. Pero también ese instinto natural de los trabajadores, que les ha hecho desconfiar tantas veces del oportunismo que se instala en las organizaciones. Recuerdo cuando Jaume y Antonio, —el querido Antonio Ruiz— y tantos otros de Comisiones Obreras, de la construcción, del vidrio, de la madera, del metal, desconfiaban de los pico de oro y de los que se tildaban entonces de intelectualillos, a los que se miraba con algo de recelo porque resultaba más fácil perorar que enfrentarte al patrón, más fácil discutir que montar piquetes o forzar huelgas, mucho más fácil mitinear que convencer en el tajo.

Desgarros en la organización

La gente que montó Comisiones Obreras en l’Hospitalet, —bien que lo sabéis unos cuantos de los que hoy estáis aquí—, un sindicato que de la nada se convirtió en el principal instrumento de organización y defensa de los trabajadores en la ciudad y en el conjunto del país, estuvo en muy buena parte formado por este género de activistas, obreros de primera línea que se destacaron por su ejemplo y al que seguían incondicionalmente los compañeros. Jaume Valls fue sin duda uno de ellos, pero con él otros muchos de aquella época que se merecen el mismo reconocimiento, reconocimiento que hago extensivo y que estoy seguro de que Jaume también comparte, a través de este acto. Y quiero extenderlo hasta el presente, porque están entre nosotros dirigentes actuales de CCOO de l’Hospitalet y entre ellas su actual responsable (gracias, Liliana por venir). El libro de Jaume Valls, ese “todo lo que pude” responde exactamente a lo que hizo él a lo largo de su vida, pero también a lo que hicieron en momentos señalados muchos de quienes le acompañaron en la lucha. Hicieron todo lo que pudieron, y el que hace todo lo que puede no está obligado a más, como dice un popular refrán castellano. Y es igual el resultado final. Sin su contribución, seguro que todo hubiera sido peor.

Pero como nadie es perfecto, Jaume y muchos de sus compañeros y compañeras vivieron también en primera persona, los fracasos, los desencuentros, los desgarros en la organización. Algo tuvieron que ver los oportunismos en aquella historia, pero también las inercias propias de la progresiva institucionalización de la resistencia. Del activismo se pasó a la gestión y de la gestión al elitismo, en muy poco tiempo. Comisiones se preservó bastante del fratricidio, pero el partido comunista cayó de lleno en la lucha intestina, corroído por las verdades absolutas de ambos bandos, sazonadas por un lado por el estalinismo cultural mal digerido y por el otro por los espejismos del posibilismo socialdemócrata. Del embate surgió la ruina. Quien ganó en esa tormenta perfecta fue, al cabo, la socialdemocracia clásica, el partido socialista, donde se refugiaron muchos huérfanos, pasando del comunismo renovador que quería representar el PSUC de los buenos tiempos, a cierto anticomunismo visceral de buena parte del socialismo rampante de entonces y sus adláteres.

Fieles a las esencias

Jaume y los suyos, los más suyos, no se fueron a parte alguna. Ellos se mantuvieron fieles a las esencias hasta que descubrieron que las esencias no estaban exentas de artificio. Unos pocos, al final, incluso hicieron una travesía más exhausta cuando se vio que el instrumento residual de aquella batalla era inservible: del PCC al PSC, cambiando una consonante que llevaba una carga de dinamita conceptual indigerible y que algunos llevaron más mal que bien, pese a los esfuerzos.

Muchos de los antiguos luchadores se quedaron solos, huérfanos de organización y duramente criticados. Primero, por los ajenos, después, por los más inmediatos. Le pasó a Jaume Valls, le pasó a muchos otros, el libro lo cuenta. Si algo emocional hay que reprochar al PSUC, a sus dirigentes, a sus enterradores, es que dejaban solos, dejaban abandonados, a los discrepantes, a los derrotados. Añadida a la orfandad organizativa, el aislamiento personal; únicamente compensado por el calor de los más próximos, por los compañeros que valoraban mucho más la generosidad y el riesgo en los momentos duros, que los errores y los fracasos cuando tantos triunfaban. La izquierda es mucho mas cainita que la derecha. En este rincón ideológico cuesta mucho disculpar algunas decisiones humanas, las debilidades, los errores o simplemente aquello que viene dictado por la coherencia íntima, por una cierta vehemencia de las convicciones. Lo sé porque muchos compraron el libro de Jaume Valls cuando se puso a la venta, pero también otros pocos hicieron ver que aquella historia no iba con ellos, cuando habían formado parte de esa misma historia por activa o por pasiva. Lo cito a beneficio de inventario, sabiendo que no estamos aquí para hacer un acopio de agravios sino para todo lo contrario, porque han sido muchísimos más los que han respondido en positivo y buena prueba de ello es este acto transversal donde estamos gentes de todas las ideologías progresistas, de todos los idearios de avance social

Memoria histórica

No nos puede extrañar porque también Jaume Valls, salvadas aquellas vicisitudes históricas que combinaban dogmatismos y desconfianzas, se convirtió en un adalid de la unidad. Buena prueba de ello fue su voluntad de constituir una entidad sobre memoria histórica que ponía el acento en los que lucharon contra la dictadura más allá de orígenes y credos. L’Hospitalet Antifranquista, que él presidió y representaba como nadie, fue un ejemplo de solidaridad y una lección para el futuro, porque solo la unidad de los que están a favor de la justicia social y se reconocen en su propia fortaleza pueden ser capaces de avanzar.

No quiero hablar del contenido del libro porque la mejor forma de expresar lo que contiene es decir que en su interior late una vida entera de rebeldía. Y cuando hablo de vida hablo de todo lo que ella incluye y que tiene que ver con la familia, con los amigos, con los compañeros y con los correligionarios, con los que palpitan sobre los mismos intereses y los que le han hecho compañía directa en el sufrimiento, en los sacrificios y en las penalidades. Un dirigente obrero está tan expuesto a la dureza de las situaciones —y más en aquellos momentos terribles de represión y falta de libertades—, que le resulta imprescindible el apoyo tácito en el único lugar donde el cobijo es auténtico: en la familia. Sin una compañera capaz de comprender la lucha y aceptar las penalidades como lo que son, la consecuencia lógica de la rebeldía, no hay proyecto vital que resista. Sin el ánimo en los momentos duros, la comprensión en los fracasos y el apoyo en la derrota, no se puede soportar ninguna lucha. Cuando todo se hunde, queda el hogar, queda el refugio donde encontrar la paz. Por eso es imprescindible hablar un instante de la mujer, la compañera de Jaume Valls, Agustina Guallar, a la que quiero desde aquí rendir un tributo de admiración y que se merece tanto reconocimiento como su marido. Y en segundo lugar a sus hijas, Carmen y Teresa, que vivieron la rebeldía desde la infancia y se reconocen ahora en la integridad de sus padres y en la coherencia de sus ideales. Sus nietos son el testimonio de esa vida de sus abuelos, que nunca renunciaron a la conquista de la libertad, y de sus padres, que supieron instalarles en el progreso de las ideas. Pido un aplauso para todos ellos porque se lo han merecido siempre, y hoy es un buen momento para que se ponga de manifiesto.

Valls y Fariñas, un tándem indestructible

En el libro hay decenas de protagonistas porque la vida de Jaume Valls, desde su Bellvís natal hasta Bellvitge, ha pasado por muchos lugares y muchas circunstancias. Y su lucha se ha mantenido en activo hasta prácticamente la actualidad cuando está a punto de cumplir 91 magníficos años. Lo leeréis en el libro. Pero en el libro también hay dos testimonios que considero claves. El primero es el del prologuista, José Fariñas, al que yo conocí aquí en los primeros 70 y que durante mucho tiempo fue el comunista de principios insoslayables que se convirtió en mito. No me extraña que Valls i Fariñas fueron un tándem indestructible pasara lo que pasara. Están construidos con los mismos mimbres, los de la honestidad, la coherencia, la dignidad y la resistencia. Él escribió un prólogo que lo dice todo respecto a la amistad entre dos seres humanos. El segundo es el del autor del Epílogo, Manuel Domínguez. Presidente del Centre d’Estudis, editor del libro y organizador de este acto, pero esencial en esta parte de la historia porque, profesor de Instituto y la persona sin duda que más sabe de la historia de esta ciudad con diferencia, recordaba las meriendas que, con sus padres, obreros de La Florida y muy próximos a Jaume Valls, se solían hacer en la montaña de Sant Pere Mártir con toda la familia, incluidos los hijos naturalmente, para hacer asambleas, pasarse información, elaborar consignas y compartir ideales fraternalmente. En el epílogo del libro recuerda esos encuentros que representaban la solidaridad entre iguales, en momentos de resistencia y de riesgo, cuando el apoyo mutuo era esencial para mantener el pulso ante una patronal y un sistema autoritario que exprimía a la clase obrera, reprimía las libertades y dejaban a los trabajadores a los pies de los caballos. Fariñas y Domínguez no se hicieron de rogar cuando les pedimos su colaboración y sus textos han contribuido a redondear lo escrito.

En el libro se explica cómo nació la idea y cómo fue evolucionando. No quiero ser redundante. Me parecía que en la presentación se tenían que destacar más las cuestiones morales y humanas —sin obviar nuestras propias contradicciones—, que los vericuetos que llevaron a su edición final. Lo mejor del libro es que, aunque lo hicimos muy tarde, lo hicimos a tiempo y se puede convertir en una guía para los resistentes de hoy y de mañana porque la resistencia, la rebeldía, la coherencia y la dignidad siguen siendo imprescindibles en este mundo todavía injusto, desigual y discriminatorio. En este punto quiero hacer también una mención muy personal porque cuando los proyectos son complejos —y este lo fue—, el aliento resulta imprescindible. Cuando, en un momento determinado, mi casa se llenó de documentos y de materiales que mi buen amigo Jaume iba aportando para completar el libro y yo me vi invadido y casi resignado a naufragar en aquel mar de recuerdos y datos, fue mi mujer Ana, que está por aquí, la que puso orden a los papeles y pescozones a mi conciencia para no desfallecer. Sin su ayuda, sin su tesón, sin sus ánimos tampoco el libro estaría hoy en la calle. Ya he dicho hace un momento que el aliento más íntimo opera milagros. Yo lo he visto en Jaume Valls y lo he vivido en mi mismo.

Y nada más. Jaume y yo ya éramos amigos en la distancia antes de esta aventura, ya habíamos hecho cosas juntos, ya habíamos confiado el uno en el otro y esa confianza suya en mi jamás la pude olvidar, porque de la senda de los perdedores muchos huyen y mi historia tampoco es precisamente un paseo de triunfos. Pero profundizar en la memoria vital nos acercó todavía mucho más y yo quiero hoy, delante de todo el mundo, darle las gracias por pensar en mi para este trabajo. Ahora puedo decir que fue un honor la sugerencia y ha sido un placer conocerlo más a fondo y poner su historia a disposición de los lectores.

Muchas gracias, compañeros.

Moltes gràcies companys i companyes.

12.6.2021

Segundones

Imagen del plató donde se desarrolló el ininteligible acto online

Un estudio realizado durante los Juegos Olímpicos de Barcelona concluyó que los atletas que ganaron medallas de bronce estaban más satisfechos que los que obtuvieron plata. Los psicólogos midieron sus respuestas emocionales y, mientras los terceros miraban hacia abajo contemplando a los que se habían quedado sin subir al podio, los segundos se focalizaban más en el peldaño superior sin disfrutar de ser subcampeones.

Terrassa se siente orgullosa de ser la tercera ciudad catalana, casi empatada con Badalona, pero por delante de su eterna rival Sabadell. Sin embargo, l’Hospitalet sufre ser segunda y pegada a la primera. El influjo capitalino también es reflujo, ya que se han levantado los hoteles que Colau prohibió, y la alcaldesa Núria Marín permite construir miles de pisos a los promotores que huyen de la obligación barcelonesa de dedicar un 30% a vivienda social. A este paso, l’Hospitalet, que ya es oro europeo en densidad, sobrepasará pronto las 300.000 almas, que era el sueño de otro alcalde, Matías España Muntadas.

La presidenta de la Diputación barcelonesa, que mantiene en nómina a la esposa de Puigdemont a razón de 6.000 euros por 8 horas mensuales de trabajo, es la segunda persona en democracia que ocupa la alcaldía de L’Hospitalet y es investigada por varios presuntos delitos. El oro de ese desprestigio fue para Juan Ignacio Pujana, a quien le persiguió la sombra de la sospecha, como ahora a ella, hasta que un juicio le condenó por tráfico de influencias.

Marín también emula las conferencias anuales de los alcaldes barceloneses, pero sin preguntas. En la de febrero de 2020 reclamó la playa de l’Hospitalet, hoy inexistente entre contenedores portuarios. La semana pasada realizó otra comparecencia, denominada Diálogo para la Reconstrucción, pero sin debate. Para escenificarlo, se rodeó presencialmente y por internet de directivos y empresarios con intereses en esa ciudad y anunció inversiones para digitalizar los servicios municipales. Menos mal, porque las intervenciones online fueron ininteligibles. Querer no siempre es poder.

Por Juan Carlos Valero

L’Ajuntament suspèn l’atorgament de noves llicències per a l’ampliació i instal•lació de locals de jocs d’atzar

El Bingo Avenida és un dels principals de L’Hospitalet i es troba a Av. Masnou 10 de L’Hospitalet/ Font: Grup Binelde

Durant un any no es podran construir ni eixamplar bingos, casinos, sales recreatives ni similars a L’Hospitalet de Llobregat

9 de juny, 2021

L’addicció als jocs d’atzar és un problema greu que afecta a moltes persones. Tot i que la majoria dels qui ho proven no tenen perquè patir dependència, hi ha una part important que esdevenen ludòpates. Es tracta d’un trastorn psicològic irrefrenable que provoca el desig de seguir apostant a les màquines escurabutxaques, casinos, cases d’apostes i similars. Això pot comportar problemes de salut i trastorns mentals i, en l’aspecte social, ruïna econòmica per a les famílies més vulnerables. L’Hospitalet de Llobregat, com la majoria de ciutats, no es queda endarrere en el número d’instal•lacions dedicades a aquests usos recreatius ja que, actualment, al municipi hi ha registrats tres bingos i dos salons de jocs. El Bingo Avenida, la Sala Super Bingo i l’Enrecha Continental són els principals.

Per tal de fer front als problemes de salut i dependència que poden generar aquestes activitats, la Junta Local de l’Ajuntament va aprovar la darrera setmana la suspensió de llicències d’instal•lació i construcció d’activitats relatives als jocs d’atzar per el període d’un any. La decisió afecta l’edificació o ampliació de bingos, casinos, sales de joc i locals similars en zones de la ciutat amb possibilitat de desenvolupar aquests usos recreatius. Segons especifiquen des de la regidoria “la població més vulnerable a patir addicció al joc són els joves, els infants i les persones vulnerables”.

Un millor control a les activitats d’atzar

A més a més, la intenció d’aquesta mesura també ha estat que no es formalitzin canvis en la situació urbanística de la ciutat que puguin condicionar la formulació i l’execució de l’instrument plantejat que es vol redactar des de l’organització municipal. L’Ajuntament de la ciutat pretén estudiar la modificació del planejament urbanístic vigent per fer una regulació actualitzada que permeti millorar el control de la nova implantació dels locals de jocs i apostes. Per exemple, es pretén limitar i regular la instal•lació d’activitats d’atzar a espais o zones industrials on l’ús recreatiu està admès sense limitacions i on s’ha ampliat la demanda de llicències per la seva proximitat a zones residencials. A demés, es vol ampliar el radi de la limitació actual de distancia de separació de 100 metres dels considerats espais sensibles com edificis institucionals, religiosos, sanitaris i docents. 

Mesures addicionals

Però no només això, sinó que també es plantegen mesures complementaries per evitar l’excessiva proliferació de llocs que fomenten les apostes per internet. Es vol controlar o impedir l’accés a webs de jocs en línia des de les dependències municipals, sol·licitar a les administracions competents la limitació de publicitat del joc, fomentar campanyes de prevenció o promoure sessions informatives i educatives sobre les possibles incidències negatives dels jocs d’apostes en la salut i el comportament. 

Les conseqüències

Sobre els efectes directes, aquesta mesura suposarà que els casinos i bingos ja consolidats a la ciutat segueixin concentrant tota la clientela a les seves instal·lacions. Paral·lelament això provocarà una considerable baixada de la competència i aquells interessats en demanar el permís per la construcció de casinos o sales de joc hauran de fer-ho en un altre municipi.

Les opinions arrel d’aquesta suspensió de l’atorgament de llicències han estat diverses. Tot i que moltes persones s’han mostrat a favor de portar-ho a terme, segueixen havent-hi els que encara tenen dubtes o estan disconformes. Carlos García Priu, ex-propietari de l’antic Casino del Centre — actual Sala Super Bingo — i altres locals del Baix Llobregat, opina que “aquesta nova política és absurda i intencionada. Només es fa per moda perquè Barcelona ho ha fet”. García també explica que “la prohibició en un estat democràtic i en una societat avançada no té cap sentit”. Segons ell “el joc és consubstancial i, si no es fa a la vista, es farà d’amagades”. Conclou que “amb aquesta prohibició no acabes amb el problema, sinó que només l’estàs agreujant”.

Per Lara Ballesteros

Que paren la propaganda majadera

Bronca de los chicos de L’Estaca porque ni escribo ni apenas hablo. Y porque no me ven. Les digo que me estoy haciendo viejo, pero no porque cumpla años —que eso ha sido siempre un pasatiempo inmisericorde aunque divertido—, sino porque se me diluyen algunas esperanzas y eso te arruina el espíritu. No escribo porque tengo la sensación de que en lugar de animar, desanimo, y ya no estoy para estos trotes. A mi edad tengo que generar amores y no cochambres, pero en fin. Les he preguntado sobre qué escribo y me han enviado una docena de folios, sugerencias, notas de prensa y alguna foto donde se ve a la gente de ahora haciendo lo que hacía la gente de hace 40 años, gritar cabreos y enseñar pancartas. No se si hacerse viejo es también esto: ver que la indignación no tiene cura.

Entre lo recibido hay una nota de prensa municipal que llama la atención porque para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente, en esta ciudad que nos parte el alma, avisan de que han plantado 1.261 árboles, de los cuales no todos son árboles nuevos porque han estado haciendo una escabechina de especies durante meses, que se han llevado por delante a 738 ejemplares por el único delito de ser añosos y corpulentos, substituidos por otros nuevos pero necesariamente enclenques e inseguros. De verdad de verdad, pues, solo dicen haber plantado 523 árboles nuevos en el último medio año, lo que parece una enormidad pero, sobre todo, un milagro. No porque no tengan potencial para eso y para mucho más —expertos en liquidar, expertos en reponer— sino porque se comprende mal dónde hay esos mil metros cuadrados libres, imprescindibles para que echen raíces. Si apenas hay zonas libres a las que se pueda llamar parques, si las aceras urbanas son minúsculas y apiñadas, si las rotondas ya se han usado cien veces para llenar las estadísticas de zonas verdes, dónde, me pregunto, caben esos 500 árboles nuevos que dicen haber plantado…

La ciudad más densa de Europa, que no puede resolverse aunque trabajen al unísono doscientos lobbys empresariales que se formen, sabe, porque lo dice la nota de prensa, que esos 1.200 árboles nuevos se comen 85 toneladas de Co2 al año, retienen 6 millones de litros de agua de lluvia, reducen 90 kilos de ozono y hacen maravillas contra el dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre. Es decir, para que la ciudad aumente su calidad ambiental, el verde público no sólo es necesario. Resulta imprescindible para cualquier ciudad media. Imaginaros lo relevante que puede llegar a ser para la ciudad más densa de Europa.

Como en esta ciudad otra cosa no, pero tiene tantos planes como edificios, existe un Plan director del verde urbano en el que se inscribe esta plantada reciente cuya finalidad es tener “un verde accesible con una distribución equitativa y justa” en el tránsito del viejo verde al nuevo verde “biodiverso, saludable, sostenible, resiliente y adaptado al ecosistema urbano”.

O sea, demasiadas palabras para explicar que una ciudad vivible es una ciudad donde hay espacios libres, zonas verdes amplias en forma de parque y paseos arbolados, integrados en el urbanismo con la misma intensidad con que se integran las redes de servicios, las infraestructuras y los equipamientos. Espacios libres quiere decir eso: espacios desocupados, no aceras con arbolitos. Parques son extensiones de zonas verdes, arbolado y vegetación que se ubican en las zonas urbanas para garantizar el aire puro, el ejercicio físico y el disfrute de la naturaleza, no retales de solares o rotondas. Esto que aquí es inexistente, porque el espacio libre solo se usa para hacer negocio y no para garantizar la calidad de vida de los ciudadanos, no se arregla con palabras por más que se usen conceptos como biodiversidad, salud, sostenibilidad o resiliencia —coño con la palabra—. Un auténtico Plan director del verde urbano, en una ciudad normal, debería exigir de una vez la adquisición de terreno público para liberarlo y la prohibición de construcciones sobre suelo privado libre, no poner arbolitos junto a los monumentales bloques de edificios que se están construyendo en lugares donde sólo había naves industriales, antiguas fábricas o edificios ruinosos que cualquier ayuntamiento consciente de su deber debería adquirir para dignificar su ciudad con hechos, y no con verborrea.

La nota de prensa indica que se han puesto árboles en nuevos emplazamientos, 335 en las vías urbanas y el resto en zonas verdes. Y se señalan el jardín de Can Sumarru, las medianas del distrito económico, el talud de la calle San Rafael, el entorno de la escuela de idiomas en Can Serra y dos parques, por llamarles de algún modo: el de la Cabana en la calle Canigó y el de la Remunta. El de la Remunta, donde mucho más de la mitad del espacio libre cuando el ejército se marchó se ha convertido, como no podía ser de otra manera en esta ciudad, en enormes bloques de edificios que albergan cientos de nuevas residencias. El plan de nuevo verde, nos quiere compensar poniendo arbolitos en esa zona. Lo mismo que en los aledaños de las enormes nuevas promociones de la avenida del Carrilet, el interior de la macro-manzana de la Rambla Marina o en lo que fueron las instalaciones de Cosme Toda. Qué vergüenza señores…

Es esa sensación extraña que te queda cuando, en una frase que los catalanes han convertido en admirable, “voler vendre bou per béstia grossa” o como afirman los manchegos, quisieran “hacerte comulgar con ruedas de molino”, tienes la seguridad de que te tratan como a un débil mental. La misma sensación que cuando tratan de hacerte creer que van a vender los atractivos turísticos de la ciudad y afirman que esta ya es una ciudad turística por el número de pernoctaciones, escondiéndonos adrede que los turistas modestos encuentran hotel más barato aquí que en el centro de Barcelona. Paren la propaganda majadera y hagan un concurso para conseguir creativos que se esfuercen un poco más a la hora de vendernos estulticias.

Por Luis Candelas