La crisis del Covid-19 agrava la inserción laboral de colectivos vulnerables

Los colectivos económicamente vulnerables tienen, en muchas ocasiones, más dificultades para insertarse laboralmente/ Fuente: Pexels

El paro en L’Hospitalet se intensifica y excluye de la esfera económica a mujeres víctimas de la violencia de género, familias monoparentales y parados de larga duración

30 de abril, 2021

A L’Hospitalet de Llobregat parece gustarle ocupar el puesto de subcampeón. Si bien este municipio situado en la comarca del Barcelonés es conocido por ser la segunda ciudad con más habitantes de Catalunya con 269.382 personas, en contraste también se lleva la plata en ser la población más pobre de la comunidad autónoma, solo superada por Santa Coloma de Gramanet.

Según una nota de prensa sobre indicadores urbanos del INE (Instituto Nacional de Catalunya) la riqueza de L’Hospitalet queda en un extremo totalmente opuesto del espectro ante ciudades como Sant Cugat del Vallés, que se sitúa como la cuarta población más rica de España con 19.591 euros de renta media, por detrás de Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte y Las Rozas. Si nos centramos en la ciudad liderada por Núria Marín y perteneciente a la periferia catalana, su renta neta media es de tan solo 10.987 euros, lo cual la convierte en la segunda ciudad con menos recursos económicos de Cataluña.

Aumenta la tasa de paro

Uno de los principales motivos de este índice de pobreza es la tasa de paro. A pesar de que en todas estas ciudades predomina la ocupación en servicios, la brecha de desempleo sigue presente tanto en este sector como en el secundario y primario. En el caso de L’Hospitalet esta tasa es de un 13,93% con 39.344 personas desocupadas, bastante lejos del 7,08% que presenta Sant Cugat del Vallès. A pesar de que pueda parecer un número favorable si los comparamos con Santa Coloma de Gramenet con 16,19%, sigue siendo superior a la media de Catalunya que se establece en 12,6%. 

Esta crisis se ha agravado por la pandemia del Covid-19 y supone una exclusión de ciertas personas de la esfera económica, además de un desplazamiento del entorno social. Algunas de los principales perfiles sin empleo en L’Hospitalet responden a parados de larga duración, personas discapacitadas, inmigrantes, mayores de 45 años, mujeres víctimas de la violencia de género, familias monoparentales, personas que han hecho un uso problemático de las drogas, beneficiarios de RGC y jóvenes.

El trabajo de Comunidad Activa

Una de las asociaciones hospitalenses más comprometidas con sus habitantes y que procura la inserción de las personas más afectadas económicamente en el mercado laboral es Comunitat Activa. Se trata de un proyecto comunitario de inclusión social integral impulsado por la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD), que además de ayudar a las personas sin trabajo para que tengan garantizadas sus principales necesidades y encuentren una ocupación, ofrece también apoyo social, cuenta con una tienda solidaria y realiza tareas de participación comunitaria. 

Nosotros brindamos mecanismos para intentar que la igualdad de oportunidades sea una realidad y que la persona esté acompañada en todos los ámbitos”, explica Núria Mascuñán, coordinadora de Comunitat Activa, quien también recalca que durante el año anterior se insertaron laboralmente 198 personas a través de la entidad y 72 persones más de otras entidades de la Xarxa Incorpora de Fundación La Caixa, con quienes trabajan.

El Pacto Local del municipio

Actualmente, además de la responsabilidad directa que ejerce la Generalitat en la proporción de empleo, desde la misma ciudad también se ofrece un soporte local para ello en colaboración con los sindicatos y patronales, Foment del Treball de Catalunya y las PIMES. Estos están trabajando en un Pacto Local por la Ocupación para ayudar a las personas más desfavorecidas. 

Lo que pretendemos es formar, insertar o reciclar a los colectivos con mayor problemática para que tengan una mejor entrada en el terreno laboral”, cuenta Nicolás Cortés de la UGT de L’Hospitalet refiriéndose a las diferentes vertientes del proyecto. Estas consisten en apretar más en temas de formación y reciclaje de los trabajadores, en recolocar un mayor número de empleados en el eje sanitario del Hospital de Bellvitge con una especialización en temas de cuidado y, por último, en proteger la empresa propia de la ciudad. 

Por Lara Ballesteros

Padres y profesores luchan por la supervivencia de la Academia Cultura

Padres y profesores en la plaza del mercado de Collblanc

27 de abril, 2021

Padres y profesores se han conjurado en salvar la Academia Cultura, situado en el barrio de La Torrassa, que tiene más de 70 años de historia y por donde han pasado centenares de alumnos de l’Hospitalet. La dirección, al contrario, se ha empecinado en cerrarla, a pesar de que existen posibilidades para mantenerla. El cierre  afectaría a un total de 380 alumnos y 40 profesores que tendrían que ser redistribuidos en los diferentes centro públicos de la ciudad. El arzobispado, dueño del edificio, está dispuesto a negociar, aunque la Generalitat parece que hace oídos sordos.

Por todo ello, durante estos días padres y profesores se van a movilizar realizando diferentes actos para reivindicar la supevivencia de la escuela. Este fin de semana han estado recogiendo firmas en la plaza del mercado de Collblanc y en los próximos días se realizará una concentración delante del Departament d’Educació de la Generalitat y otro día ante la misma Escuela.

La Academia Cultura es una escuela concertada y está situada en un edificio que es propiedad del Arzobispado, quien ha manifestado que la dirección está incumpliendo una condición del contrato vigente desde 1983 donde habla del mantenimiento del edificio.

El propio arzobispado encargó un informe técnico sobre el estado de conservación de los edificios el cual afirma que “los hace totalmente inadecuados para su función y actividad pactada“. Asegura también que la gestora del centro no paga el alquiler desde el pasado mes de julio acumulando una deuda de 51.640 euros.

El Arzobispado comunicó a la dirección del centro educativo que a finales del próximo mes de agosto rescindiría el contrato de alquiler por impago y por falta de mantenimiento en los edificios. El Ayuntamiento de l’Hospitalet, al tener conocimiento de los hechos, ha intentado mediar entre ambos actores (propietario e inquilino para encontrar una salida que evite el cierre del centro para el próximo curso escolar.

En un comunicado, el Arzobispado ha señalado que fruto de la mediación, se acordó que la escuela podría seguir en activo durante un curso más mientras se trabajaba en un plan de viabilidad. En contraprestación, la dirección del centro debía abonar los meses de alquiler pendientes y pasar la preceptiva inspección del estado de las instalaciones por parte del Departament d’Enseyament de la Generalitat.

Ante esta oferta, la dirección del centro ha declinado toda responsabilidad y ha pedido que la Conselleria de Educació asuma la totalidad de los gastos de alquiler y el coste de las reformas que necesita el edificio, peticiones que la Generalitat ha rechazado, ha comunicado el Arzobispado.

Tanto el Ayuntamiento de l’Hospitalet como el Arzobispado han lamentado que la dirección del centro educativo haya rechazado un acuerdo para mantener la actividad docente un año más, mientras se trabajaba en una propuesta de viabilidad.

Los padres están indignados por la situación ya que tal y como informan “el 5 de marzo a las 7 de la tarde nos informaron por parte de la dirección de la escuela que cerraban el centro, los profesores habían sido informados dos horas antes·”

El cierre del centro significa que han de reubicar a 380 niños que según el Departament de Enseyament podrían ser uno en La Florida y otro en Bellvitge, todos ellos muy distantes de donde tienen su domicilio. “La Generalitat era sabedor de la situación y ha dado por bueno el cierre de la escuela”, dice una de las amadres..

Todo ello ha generado un movimiento de padres y profesores en el que reivindican el mantenimiento de la escuela. El próximo martes han organizado una concentración ante el Departament d’Enseyament para exigirle que se mantenga la escuela. “Los padres nos hemos comprometido a realizar las mejoras interiores del edificio y el arzbispado que realice las obras estructurales”, asegura una de las profesoras

Este problema que se genera con el cierre de la Academia Cultura significa masificar aun más los centros existentes en l’Hospitalet porque ninguno va a ir a La Torrassa. “No es un problema solo de las familias afectadas sino de la ciudad porque significa aumentar la ratio del resto de los colegios”, manifiestan las madres.

Todos están pendientes de la decisión del Departament, el director puede revocar su decisión porque se ha llegado a acuerdos con el y las otras partes afectadas para que la Escuela se mantenga. Solo falta que la Generalitat acceda al mantenimiento de las negociaciones para que se mantenga la escuela.

Por Lluís Berbel

El gilipollas

Es muy probable que ya sea un señor mayor. Más que probable, con 62 años, es una realidad. Aunque creo que mi capacidad de curiosidad y asombro tiene todavía diez años.

Estoy sorprendido por la actitud de los usuarios de patinetes eléctricos y, más aún, por la nula respuesta del ayuntamiento.

Cosas de la vida, ahora trabajo de conserje en una escuela de L’Hospitalet de Llobregat. En mis funciones está la de abrir puertas y, después cerrarlas, cuando los alumnos entran por la mañana, y cuando salen a comer a mediodía, luego cuando entran y, por fin, cuando se van a casa habiendo concluido la jornada.

Anteayer, un 20 de abril, en un tramo peatonal de la calle Francia, hacia el número 80, entre niños y padres que llevaban a sus hijos a la escuela, apareció un patinete, de esos con sillín, haciendo el idiota a una velocidad imprudente y conducido por un niño, alumno de la escuela, y llevando a un compañero de pasajero. ¡Cómo se reían!

Idiota de mí, se me ocurrió decirle que no podía hacer eso. Mi padre me deja, respondió. A los dos minutos apareció el padre. Idiota de mí le dije al padre que no podía dejar a su hijo conducir aquel patinete. El padre rio. Pues lo lleva de puta madre, dijo mirándome con desdén, ¿Y qué van a hacer? Ponerme una multa, siguió riendo, le dio un beso a su hijo, se giró y se fue con el patinete.

Yo debo de ser gilipollas, entra dentro de lo probable, pero me dirigí a Ferrán, el TIS de la escuela, No sabía lo que era, pero es un técnico de integración social, y le comenté lo sucedido. Como debo de ser gilipollas me sorprendí por su respuesta: lo que ocurre de puertas afuera no nos concierne.

Al ser, creo, gilipollas, siempre pensé que la educación es una disciplina que integra todo el entorno del niño. Se ve que no. Que de puertas afuera que les den. Que si tienes padres idiotas, Que no es un insulto sino un adjetivo, allá tú.

¿Y qué pasa con la normativa para patinetes eléctricos? ¿Y con su seguimiento?

Hoy, día 22 de abril, ha vuelto a pasar lo mismo.

Por Guillermo Martín Urquizu

L’Hospitalet celebra las Fiestas de Primavera, adaptadas a los protocolos sanitarios

  • La humorista hospitalense, Susi Caramelo, leerá el pregón de apertura de los festejos.
  • Ocho espacios diferentes albergarán las actividades al aire libre
  • Miguel Poveda, Albert Pla, Miki Núñez, El Pot Petit, Rebeca Jiménez, entre otros actuarán con foro limitado en La Farga
Amb aquest cartell he volgut expressar el que per a mi simbolitzen les Festes de Primavera

L’Hospitalet recupera sus Fiestas de Primavera este 2021. El año pasado se tuvieron que suspender por la pandemia del covid-19. Del 22 al 25 de abril, el Ayuntamiento ha preparado un programa “con la intención de asegurar la agenda cultural”, pero con actividades de pequeño formato adaptadas a los protocolos sanitarios, evitando las concentraciones

El concejal de cultura de L’Hospitalet, David Quirós, explicó, el pasado miércoles 14 de abril, que la mayoría de actividades se llevarán a cabo en ocho espacios diferentes al aire libre, a excepción de los conciertos. A causa de la pandemia y las restricciones sanitarias, “en esta edición no se harán eventos multitudinarios que impliquen recorridos por la calle”, remarcan desde el consistorio.

Para el cartel de esta edición, se havuelto a escoger la propuesta de una joven estudiante de la Escola d’Art i Superior de Disseny Serra i Abella de L’Hospitalet, Àngels Ibars. Sus obras “nos acompañaran durante todos estos días con sus formas geométricas básicas y coloristas básicas y coloristas, donde se identifican elementos de la ciudad y actividades características de las Festes de Primavera.

Para mantener las medidas de seguridad, las actividades se han organizado por espacios: los jardines de Can Sumarro y de la Tecla Sala; los parques de les Planes y la Torrassa; el recinto de La Farga; el Centre Cultural Santa EulàliaCan Trinxet, y el patio de la Escola Municipal de Música-Centre de les Arts (EMMCA). En el caso de los conciertos, la Farga y las salas de la ciudad, como la Salamandra, l’Oncle Jack, el Espai ZowieThe Void y El Pumarejo, acogerán las actuaciones de Miguel PovedaAlbert PlaMiki NúñezEl Pot PetitRebeca Jiménez o Wesphere, entre otros.

Por otra parte, la encargada de dar la bienvenida a las Fiestas de Primavera será la humorista hospitalense Susi Caramelo. Así, desde el Ayuntamiento recuerdan que el pregón se podrá seguir en streaming a través de TV L’Hospitalet, el canal LH Digital y el Facebook del Ayuntamiento, el día 22 a las 19.45 h.

Sant Jordi

Para la Diada de Sant Jordi, que este año coincide con las Fiestas de Primavera, L’Hospitalet también celebrará la jornada del libro y la rosa con las medidas de seguridad vigentes. Los puestos se instalarán en la rambla de Just Oliveres, en un espacio perimetrado, con controles de acceso y en un único sentido de visita.

De este modo, la entrada se hará por la calle de Enric Prat de la Riba y la salida por la calle de Provença

Por: Lluís Berbel

L’any 2020 es van registrar 4.891 intervencions per violència masclista a L’Hospitalet

Un grup de joves manifestantse als carrers/ Font: Lara Ballesteros

L’abús domèstic envers les dones és una de les vessants més esteses de de la desigualtat de gènere i aquesta es va incrementar durant el confinament

19 d’abril, 2021

La discriminació i desigualtat de gènere envers les dones, tot i haver-se reduït al llarg de les últimes dècades gràcies a la presa de consciència i a les diferents iniciatives per part de la societat organitzada, segueix sent una realitat a la que fer front. Les diferències de poder social, familiar, econòmic, polític, simbòlic i cultural, entre homes i dones són encara una vessant en transició. I en el grau més extrem d’aquesta problemàtica trobem la violència de gènere, la qual suposa una violació i transgressió dels drets humans. Tot i que s’han donat passos importants per a la seva eradicació, aquests continuen sent insuficients a dia d’avui, ja que la situació idònia seria que el número de víctimes es reduís a cero. 

La bretxa salarial a la ciutat

Les desigualtats de gènere les trobem a qualsevol àmbit del nostre dia a dia i es manifesten, per exemple, en el mercat de treball, en qualsevol feina i en totes les edats. Aquestes diferències, juntament amb altres relatives a la precarietat, les dones les van arrossegant durant tota la seva vida laboral i això comporta, en el cas de L’Hospitalet, que la bretxa de pensions es situï en un 43% en aquest municipi i la salarial molt propera al 22% de tota Catalunya, igual que la majoria de municipis de l’àrea metropolitana de Barcelona. 

Laura García Manota, regidora d’Igualtat i Joventut de l’Ajuntament apunta que “moltes dones al llarg de la seva vida laboral no han pogut dedicar-se a una feina remunerada perquè no se’ls ha facilitat i han hagut de treballar com a mestresses a les seves llars sense cotitzar a la seguretat social. Això ha provocat que a l’hora de cobrar una pensió s’hagin trobat en una situació molt complicada”. 

La violència de gènere ha augmentat amb el Covid-19

Pel que respecta a la violència de gènere, aquesta és la conseqüència més estesa de la discriminació envers les dones i es pot manifestar de manera física, sexual i psicològica. L’any 2020 un total de 12.600 dones van haver de ser ateses per aquesta situació a Catalunya. Segons el CAID (Centre d’Atenció i Informació a la Dona), “dins de L’Hospitalet s’hi van realitzar 4.891 atencions a dones al municipi, incloses infants, fills i filles. Es tracta d’un 14% més que durant el 2019 (4.292 atencions)”. D’entre totes elles, durant el primer trimestre de l’any passat, van interposar una denuncia al seu agressor un total de 619 dones.

Una de les principals casuístiques d’aquest augment d’agressions i necessitat d’atenció ha estat el Covid-19 i la conseqüent quarantena. Arrel de la pandèmia, la soledat i aïllament de les víctimes s’ha accentuat. A més a més, el paper d’aquestes dones també ha estat fonamental durant la crisis del coronavirus, ja que molts sectors com la infermeria, els serveis socials, els serveis de neteja o les residencies geriàtriques, principalment ocupats per dones, han estat indispensables i a la vegada han patit molt degut a la crisis sanitària. 

Actuació per part de l’Ajuntament

Es per aquest motiu que des de l’Ajuntament de la ciutat, a més d’actualitzar el protocol contra la violència envers la dona, es procura que tots els departaments s’impregnin de les diferents polítiques de perspectiva de gènere que s’estan duent a terme a nivell municipal. “No només el departament d’igualtat hi treballa sinó que, per exemple, des de l’àrea de promoció econòmica també s’està elaborant un projecte anomenat Insert Dona que colabora amb dones en precarietat laboral i situacions vulnerables”, explica la Laura García. A demés, a través de diferents polítiques i tallers a instituts i espais joves, es pretén conscienciar a la ciutadania sobre la igualtat.

Per Lara Ballesteros

Denuncian al PSC por no convocar la comisión que investiga las irregularidades en el Consell Esportiu

Los grupos municipales de Esquerra Republicana de Catalunya y de L’H-En Comú Podem han vuelto a denunciar lal gobierno municipal del PSC por no convocar la comisión de seguimiento sobre las irregularidades en el Consell Esportiu.

El reglamento de funcionamiento de la comisión establece que se ha de reunir cada mes durante la primera quincena de forma ordinaria.

Tal y como se aprobó de forma unánime por el pleno municipal, en el mes de diciembre, el Ayuntamiento está personado como acusación particular, en la causa abierta en el juzgado numero 2 de l’Hospitalet. Las dos formaciones políticas denuncian que “el abogado contratado por el consistorio ha estado presente en las declaraciones de las personas investigadas e imputadas por el Consell Esportiu sin que “se nos haya informado a las diferentes fuerzas políticas”

.Han recordado ambas organizaciones que si el Ayuntamiento se presenta es para defender los intereses de la ciudad y no los del gobierno municipal del PSC.

Hay que recordar que el pasado 1 de abril ya forzaron una convocatoria extraordinaria de la comisión ya que el PSC se negó a incluir las comparecencias de los implicados entre ellos de la propia alcaldesa, Núria Marín, y también del concejal que denunció las irregularidades, Jaume Graells y también de Cristian Alcázar, segundo teniente de alcalde y primer secretario del PSC en l’Hospitalet y Cris Plaza, ex concejal de Deportes. Estas comparecencias finalmente fueron rechazadas en bloque por socialistas con el apoyo de Ciudadanos.

Antoni García, de ERC, ha manifestado que “Núria Marín lo único que hace es poner palos a las ruedas a la comisión, y esconde información, y tampoco depura responsabilidades políticas”, algo que están pidiendo ambas organizaciones.

Anna González, por su parte, ha denunciado igualmente los hechos como el representante de ERC y ha asegurado que de forma reiterada el gobierno municipal intenta evitar/huir de la comisión de seguimiento del caso del Consell Esportiu. “Estamos aquí para defender los derechos de los vecinos y vecinas y para hacer frente a cualquier obstáculo que nos ponga el gobierno municipal para luchar contra la corrupción”.

La portavoz de L’H-En Comú Podem ha recordado que su organización es la única que está presentada como acusación popular.

Por: Lluís Berbel

L’atur juvenil s’incrementa deu punts a l’Hospitalet fins arribar al 35,5%

La formació, l’ocupació, la recerca d’habitatge i la movilitat internacional són algunes de les questions que més preocupen als joves de L’Hospitalet/ Font: @LHJoventut (Twitter)

Segons l’anuari estadístic de l’Ajuntament municipal, la xifra de persones entre 16 i 25 anys sense feina augmenta considerablement respecte al 2019

16 d’abril, 2021

Ser jove dins de L’Hospitalet de Llobregat no és una qüestió fàcil. A més de ser la segona ciutat més pobre de Catalunya amb una renta mitjana de 10.987 euros, l’atur és també preocupant amb una tassa que va ser del 35,5% entre els joves de 16 a 25 anys durant el segon semestre de 2020. A diferencia de l’any anterior, l’augment ha estat considerable ja que al 2019 aquesta xifra era del 24,6%. Altres de les seves inquietuds principals són l’emancipació, la formació, l’ocupació, la recerca d’habitatge i la mobilitat internacional.

El passat mes de febrer l’Ajuntament de L’Hospitalet va definir alguns d’aquests aspectes en un nou Pla Local de Joventut com a aposta per donar resposta a aquestes demandes per part dels joves. Aquest marca les accions en els pròxims 3 anys de la regidoria de joventut i hi van participar entitats de lleure, espais joves, instituts i totes les àrees de la regidoria que tenen projectes relacionats amb aquest col·lectiu d’edat.

Formació i ocupació 

Pel que respecta a la formació i l’ocupació, cada vegada és més comú que la joventut vulgui optar per carreres universitàries, sent Administració i Direcció d’Empreses (ADE), Medicina i Dret les més escollides entre els joves catalans. L’objectiu principal és trobar un treball estable, no obstant això, aquestes oportunitats no sempre estan a l’abast de tothom i és per aquest motiu que des de la Xarxa de Projectes Juvenils de l’Ajuntament es procura informar als ciutadans i vetllar per la igualtat.

Es fa a través diferents tallers de formació i orientació, un d’ells l’anomenat Projecte Brúixola, que treballa amb adolescents que estan acabant una etapa formativa i els acompanya en el procés de pressa de decisions dels estudis-post obligatoris. “El nostre principal objectiu és que el propis joves puguin determinar el seu itinerari”, comenta Laura García, regidora d’Igualtat i Joventut de l’Ajuntament, qui recalca que a demés, cada any es realitza una mosta d’estudis amb els instituts per guiar als adolescents en els seus interessos.

La recerca d’habitatge

La recerca d’una llar també angoixa a la joventut. Tot i que el passat 2020 el preu de l’habitatge va descendir degut a la crisis del coronavirus, en anys anteriors havia patit un notable augment, concretament en un 57,97%, segons la informació del Ministeri de Foment del segon trimestre del 2019. Actualment molts joves es troben desocupats o en posicions laborals desfavorables i no es poden permetre emancipar-se dels pares.

Amb el preu de lloguer que tenim a la nostra ciutat és difícil que un jove pugi accedir a una un pis o una casa i pugui independitzar-se”, insisteix Merche García, Síndica de L’Hospitalet de Llobregat i qui va treballar l’any 2019 juntament amb els Síndics de Greuges de San Boi, Gavà, Cornellà, Viladecans i Sant Feliu en la proposta d’un Pla d’habitatge social per a persones i famílies en situació de vulnerabilitat.

Mobilitat internacional

Una de les altres dimensions a destacar i que també es va tocar en el Pla Local de Joventut elaborat per l’Ajuntament és la de mobilitat internacional. Una de les tendències a l’alça entre els joves és la recerca de feina fora del país. Actualment hi ha 7.295 persones de L’Hospitalet vivint al estranger, molts d’ells joves que marxen per obligació amb la finalitat de trobar millors alternatives de vida. Segons presentava un informe de la UGT de Catalunya al 2018, L’Hospitalet de Llobregat és la segona ciutat de la comunitat autònoma d’on marxen més joves per anar a viure a altres països, amb un 2,81% de moviment migratori.

Un empitjorament degut a la pandèmia

Si sumem la ja complicada situació dels joves a la ciutat en tots els àmbits a l’actual crisis pel Covid-19, trobem un escenari agredolç. Tot i que sembla que des dels òrgans municipals ja s’estan impulsant diverses iniciatives de formació, mobilitat i ocupació, encara és difícil fer-se una idea del marc que deixarà aquesta pandèmia. És per aquesta raó que L’Hospitalet no pot adormir-se i ha de continuar lluitant per assolir una societat igualitària i en plenes condicions.

Per Lara Ballesteros

La luna y el dedo que la señala (a cuenta de Graells y cia)

No deja de resultar inquietante que el coro de incondicionales de la excelsa alcaldesa de la ciudad estén casi contentos de que Graells reconociera en el juzgado el otro día —por segunda vez, porque parece que ya lo había reconocido el verano pasado— que se llevó el ordenador de las trampas para tener pruebas fehacientes de lo que había averiguado desde las mismas tripas del tinglado. Los abogados, que saben mucho de formulismos, le han dicho a la alcaldesa que no se preocupe, que las pruebas están contaminadas y que lo que cuenta ante la justicia no es la verdad sino que la verdad, después de comprobarse, se pruebe, y que se pruebe pulidamente. La paradoja es una maravilla: se hace una trampa, pero el que quiere probar que se ha hecho una trampa lo tiene que hacer sin trampas porque si se hacen trampas para probar las trampas, las trampas que se han hecho y que han perjudicado a la colectividad, salen gratis.

Seguramente todo tiene mucho sentido y es moralmente irreprochable: esta feo hacer trampas y para demostrar que una cosa está fea no hay que imitarla, sino huir del mal ejemplo. Ahora bien, no se me ocurre de qué otra manera se podían conseguir los datos de la trampa como no fuera hacerse con los documentos que estaban en un ordenador. Bueno, se me ocurren otras maneras que no fueran llevarse el ordenador pero en el fondo venían a ser lo mismo: robar documentación es más lento que robar todo el ordenador donde está la documentación y, sobre todo, te puedes dejar en el alero cosas importantes. Eso lo sabe bien la policía, que no pregunta cómo le llega un objeto que demuestra un delito: suele mirar la luna y no el dedo que la señala.

Acusan a Graells de robar un ordenador, cuestión que es falsa desde cualquier punto desde donde se mire: nadie roba un ordenador para llevárselo a la policía. Graells no robó un ordenador: trasladó el objeto que contenía las pruebas de un posible delito, del despacho de los presuntos delincuentes al despacho de los necesarios investigadores del posible delito. Así que Graells puede ser cualquier otra cosa pero no se le puede tratar, en puridad, de presunto ladrón. Me cuentan los chicos de esta casa (lestaca.com) que intentaron conectar hace meses con Graells para solicitarle una entrevista y que no lo consiguieron: en prensa del ayuntamiento les dijeron que Graells no aparecía nunca por aquellos contornos, que no tenían autorización para dar datos sobre cómo localizarlo ni su teléfono o su correo electrónico y tampoco nadie de la oposición supo como conectarle para hacer de puente. Como tampoco se puede decir que Graells sienta muchas simpatías por esta casa, al final los chicos decidieron que si quería algo ya se pondría en contacto y si no, con decir como estaban las cosas, se estaba cumpliendo de sobras. Ahora Graells, en la misma semana de los interrogatorios, ha explicado su postura. Hay que felicitar a los colegas que han obtenido declaraciones porque hasta ahora el concejal repudiado ha sido prácticamente un fantasma: no acierto a saber si es que no quería piular, o es que le habían aconsejado hermetismo absoluto. De todos modos, lo que ha explicado a la prensa es lo que ya se sabía y que ya había declarado otras veces, ante la policía, ante el juzgado y ante algunos medios afines: que la corruptela le provoca sarpullidos, que su única finalidad ha sido denunciar las malas prácticas. Graells es, según sus propias palabras, un alma pura que, como máximo, se equivocó por no ser más exigente en sus obligaciones como concejal encargado del área en cuestión.

Tamaño acervo de dignidad debiera, no solo asombrarnos, sino ofrecernos suficientes argumentos para ponerlo en un pedestal: los políticos no suelen dar esa imagen inmaculada de ejemplaridad. Conmigo, Graells no ha conseguido ese encandilamiento: yo soy libre de no creérmelo, claro, y a él que se la repanfinfla…

Y explicaré por qué. Porque uno no se convierte en pureta de la noche a la mañana. Porque no hay puretas en política y porque para ser pureta hacen falta, al menos, dos ingredientes que el señor Graells no posee: ingenuidad y coherencia. No es ningún ingenuo, porque lleva mucho tiempo en el pesebre —y los ingenuos no soportan ver durante años los conflictos y las injusticias sin poder contribuir con su esfuerzo a atajarlas— y, no es coherente, porque sigue en el ajo como si nada.

O sea: denuncia a la alcaldesa por corrupción y se mantiene como concejal en su mismo grupo corrupto (presuntamente, claro). Graells debiera irse a su casa si fuera coherente. Pero como que además de no ser coherente está muy cabreado con los que fueron suyos, no se va por dos razones: la primera, porque hay que comer —y mientras su amigo Ernest Maragall no le encuentre otra cosilla, habrá que resistir— y la segunda, porque tiene en su mano la mayoría absoluta de Marín. Dimitir de concejal es hacerle un favor a la alcaldesa —porque le substituiría el siguiente de la lista— pero irse del grupo socialista, manteniéndose como concejal, supone renunciar al estipendio. Así que, pese a que está repudiado por los suyos, pese a que es un apestado, pese a que seguro que no le saludan —como él solía hacer cuando alguno osaba incomodarle— y solo aspiran a que desaparezca del ayuntamiento, Graells se ha convertido en un resistente, incómodo, cabreado, como el junco de la canción, al que van a doblar todo lo que puedan pero al que no conseguirán partir…

Los abogados de la alcaldesa quieren darle ánimos a su clienta porque van a pedir el archivo de la causa ya que Graells contaminó la prueba principal. Es decir: la cosa apunta a aquellas soluciones a la que esta justicia nuestra nos tiene tan acostumbrados. Se archivan muchas causas no porque no haya delito, sino porque el delito ha prescrito o porque hay un defecto de forma. La justicia solo aplica leyes, no dicta proclamas morales y esta sociedad en la que vivimos soporta la inmoralidad bastante mejor que la vulneración de la norma. Así que los abogados de la alcaldesa podrían llegar a conseguir que el delito quede sin condena pero no podrán eliminar la sospecha de que Marín amparó la corrupción. Una corrupción en apariencia, exhaustivamente investigada, donde sobran las evidencias de falta de transparencia y trasiego oculto de recursos.

Ya veremos. No creo que nadie sepa qué va a ocurrir. De modo que la espada de Damocles sigue sobre sus cabezas. Sobre las nuestras sigue la luna y el dedo que la señala…

Por Luis Candelas

La decisión judicial sobre el caso del Consell Esportiu tardará meses

Núria Marín, llegando a los juzgados de l’Hospitalet para declarar. | ACN

La decisión de la titular del juzgado número dos de l’Hospitalet sobre si imputa o no a Núria Marín, alcaldesa de l’Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona y del PSC, sobre las irregularidades detectadas en el Consell Esportiu, puede durar todavía unos meses, según han manifestado fuentes jurídicas, tras las últimas declaraciones de diferentes testimonios ante la magistrada, entre ellas la de la primera autoridad municipal.

Esta prolongación de la decisión judicial en el tiempo, rompe las previsiones de Núria Marín, investigada por malversación, prevaricación y omisión al deber de perseguir un delito, que quería una resolución rápida del conflicto y cerrar una compleja etapa, pero todo parece que no va a ser así. Según estas mismas fuentes, hasta final de año previsiblemente la juez no anunciará su decisión: “la UDEF sigue investigando y no ha acabado de cerrar todos los informes”. Estas mismas fuentes han manifestado que “hay base documental para que este caso no sea sobreseído (archivado)”.

Todo ello se fundamenta también en que todavía no se tiene noticias sobre el informe del volcado del móvil de Marín, y al hecho de que  Alcázar ha declarado dos veces en una misma semana ante la juez. La UDEF todavía tiene que entregar nuevos atestados y faltan pasos para cerrar la fase de instrucción.

Con la citación de nuevos testimonios, hasta ahora no convocados, se eleva a 18 los investigados por el caso del Consell Esportiu de l’Hospitalet.

La alcaldesa manifestó el pasado viernes que una vez que supo de palabras del regidor del PSC, Jaume Graells, de las irregularidades en el Consell Esportiu actuó con celeridad y se entrevistó con los concejales implicados, Cristian Alcázar y Cristóbal Plaza. Tras ellos, se reunió con la secretaria general del ayuntamiento que le indicó la necesidad de una auditoria y con la interventora, que repasó las justificaciones de las subvenciones a la entidad.

Pero durante las declaraciones de la semana pasada se produjeron también contradicciones sobre los hechos. Graells afirmó que la secretaria general del ayuntamiento le manifestó la necesidad de retirar a Alcázar y a Plaza de la dirección del Consell Esportiu y Marín asegura que a ella no le comunicaron nada. Igual sucede con el imperativo de realizar la auditoría: la alcaldesa afirma que su actitud fue activa desde que conoció las denuncias de las irregularidades mientras que el concejal denunciante aseguró que la actitud de la primera autoridad fue de pasividad total.

Según Nació Digital, el entorno de Marín está satisfecho por el desarrollo del interrogatorio y aseguran que se han desmontado las acusaciones de querer torpedear el esclarecimiento del caso y esperan que la alcaldesa salga absuelta y por lo tanto no tenga que dimitir, como marca el código ético del PSC. De hecho, y así lo anunció la primera autoridad de l’Hospitalet, van a solicitar el archivo de la causa.

Otras fuentes jurídicas sin embargo no opinan lo mismo, sobre todo por la postura adoptada por la magistrada que ha sido desde el principio muy incisiva con Núria Marín dedicándole más tiempo que a otros investigados y requiriendo información relativa a la gestión de las subvenciones que otorgaba el Ayuntamiento.

En Comú Podem, presentada como acusación popular, mantiene, y así lo manifestó su portavoz, Ana González, que se han de depurar responsabilidades políticas por el caso. Y ha denunciado la parálisis que sufre la comisión municipal creada para investigar las irregularidades. El diputado en el Parlament, de esta organización política, David Cid, también asistió el pasado viernes a los interrogatorios y exigió “contundencia” en la clarificación de los hechos. El viernes también se conoció que el Ayuntamiento de l’Hospitalet se ha personado en el caso, tras ser aprobada por unanimidad una moción de ERC para que el consistorio estuviera presente en defensa de los intereses de la ciudad.

Por Lluís Berbel

Factoría de Ideas: segunda sesión del debate ciudadano sobre los retos sociales post-Covid

Enlace al debate sobre “Los retos sociales en el contexto Covid-19 en el Área Metropolitana” colgado en YouTube

9 de abril 2021

Debate de ideas, esfuerzos coordinados, consenso en la acción

Una palpable sensación de que en la ciudad se está tocando techo y de que resulta imprescindible una respuesta organizada, meditada y consensuada que implique a todos los sectores que sufren las consecuencias negativas de las políticas públicas, es el resumen preliminar de la segunda sesión del ciclo de Factoría de Ideas organizado por FIC este pasado jueves, sobre “los retos sociales en el contexto post-covid” en referencia al futuro del Área Metropolitana y las ciudades que la integran.

Las conclusiones del debate no habrían sido las mismas probablemente si los tres ponentes, Isabel Sierra, Irene Sabaté y Joan Font, no hubieran acertado en una brillante exposición a tres bandas sobre la diagnosis general que sufren las ciudades del área metropolitana, los ejes de desigualdad que la pandemia ha acelerado y profundizado en unos casos y ha sacado a la luz en otros y la radiografía de los movimientos sociales en la actualidad en l’Hospitalet que desarrollaron respectivamente los tres invitados.

Isabel Sierra, psicóloga clínica que ha trabajado en los ámbitos de la salud y en el seno de diversas instituciones municipales, provinciales y autonómica, señaló los aspectos que, en su opinión, suponen los retos que habrá que afrontar en el futuro inmediato como consecuencia de la pandemia, de la crisis económica derivada y de la urgencia que implica el cambio climático en puertas, basándose en los equilibrios sociales y territoriales que deben imperar y la justicia social y medioambiental que se debe implementar. Ambos extremos pasan por promover la cooperación económica, la equidad en la atención social y la resolución de los déficits ocupacionales, el reto del aire limpio en las ciudades y la necesidad del verde urbano e interurbano como ámbito saludable que ha de influir necesariamente sobre la calidad de vida. Todo ello sobre la base de conseguir una insustituible cohesión social, la igualdad en todos los terrenos (de género entre ellos) y un desarrollo económico que implique los estándares de sostenibilidad imprescindibles. Como corolario a estas propuestas presentó los 17 objetivos de desarrollo sostenible sobre los que las instituciones han comenzado ya a actuar cada una en su ámbito concreto.

La antropóloga, profesora de la UB, activista y vecina de la ciudad, Irene Sabaté, centró su intervención en el inventario reconocible de los ejes de desigualdad que la pandemia ha ayudado a evidenciar pero que en muchos casos ya existían con anterioridad y que suponen un lastre para el desarrollo de comunidades como la nuestra. Comentó las desigualdades en el ámbito laboral, señalando cómo el teletrabajo ha ayudado a poner de manifiesto los desequilibrios entre trabajos cualificados y no cualificados, la existencia de sectores precarizados que actúan de un modo lacerante sobre comunidades pobres y desestructuradas como la nuestra y de qué modo estos desequilibrios actúan también sobre las posibilidades de contagio. Habló también de la parcela de la cual es especialista, el ámbito de la vivienda, donde son evidentes las condiciones de insalubridad de los pisos tipo en los municipios más densificados del área metropolitana y donde se acentúan los problemas cuando se trata de familias inmigradas, generalmente con economías precarias, en muchos casos en régimen de re-alquiler y muy amenazadas por la inestabilidad en cuanto a la tenencia. En este sentido puso de nuevo la atención sobre la acumulación de desahucios que son previsibles a partir del próximo mes, con la misma o peor incidencia que antes de la pandemia.

Señaló también las desigualdades correspondientes a las cuidadoras por excelencia, como son las mujeres, que la pandemia ha acrecentado con notables sobrecargas, en algunos casos con servidumbres que han afectado incluso a la pérdida de puestos de trabajo y los derivados de la invisibilización de las personas con peores recursos, con familias monoparentales, en riesgo de violencia doméstica, personas solas, etc.

Como aspectos finales puso el acento sobre las desigualdades en la educación y en la salud que en ciudades como la nuestra desencadenan situaciones de las que cuesta salir indemnes, con problemas en cuanto a la brecha digital o respecto a la atención primaria, señalando en cualquier caso que resulta ya urgente reivindicar políticas que traten de revertir estas situaciones. Como colofón se refirió a la estructura de l’Hospitalet como ciudad: sin espacios libres, sin mar, sin montaña, sin zonas verdes, con una densidad brutal, con la movilidad lastrada por el vehículo privado, sin los servicios indispensables y cerca de casa, con una contaminación creciente…

Joan Font, periodista y librero, ahora ya jubilado pero vinculado al activismo vecinal, abundó en las dificultades de una articulación social mínimamente aceptable. Con un tercio de la población censada con una antigüedad inferior a 5 años y solo otro tercio de la población con una antigüedad residencial superior a 25 años, l’Hospitalet es una ciudad que los oriundos la abandonan y los emigrados la asumen, de modo que es una ciudad sin arraigo y sin identidad, donde los que llegan la eligen porque encuentran un lugar donde malvivir y los que nacieron en ella intentan marcharse en cuanto encuentran una alternativa de mayor calidad. Una ciudad que ha cambiado la tipología de la gente pero también de sus industrias, que ha cambiado el modelo productivo y se ha convertido en el paraíso de los constructores. Y sin embargo, a juicio del ponente, algo está cambiando en la ciudad. Algo empezó a cambiar el 15-M del 2014 y el 1-O de 2017 y algo está cambiando porque han ido saliendo nuevas iniciativas que no tienen nada que ver con los movimientos sociales de la época de la Transición porque los tiempos y las generaciones han cambiado. Ahora existen plataformas de vecinos que reivindican espacios libres, denuncian la especulación inmobiliaria, son plataformas de afectados y de vecinos contra la ocupación del suelo libre, a favor del mantenimiento del escasísimo patrimonio que queda en la ciudad, hay un intento de regeneración del movimiento vecinal, de los ateneos, del movimiento cooperativo, y se está poniendo en crisis el modelo de ciudad y dentro del modelo de ciudad, el papel que ha jugado y está jugando el Ayuntamiento como entidad de gestión del territorio y de sus habitantes.

Entre la treintena aproximada de asistentes que se acercaron en momentos distintos al debate on line, hubo diversas intervenciones vía chat y en directo para poner en el punto de mira lo que señalábamos al principio: que algo se mueve pero que se mueve por compartimentos, como si cada lucha fuera autónoma y no respondiera a la misma necesidad de cambiar el modelo de ciudad que representa adoptar posiciones políticas de futuro, como señaló alguno de los intervinientes. Por parte de la entidad convocante (FIC) se puso el acento en la urgencia en la que nos debatimos los hospitalenses, con una ciudad que a medida que se incrementa la construcción se agrava su destrucción como ciudad y con enormes problemas de convergencia de intereses. Como ejemplo, se habló de la oferta de plataforma de reflexión que supone la Factoría de Ideas y las dificultades de la entidad para acercar al activismo de la ciudad a debatir ideas, coordinar esfuerzos y consensuar posiciones, algo imprescindible si se quiere presentar una imagen de eficacia colaborativa, de iniciativas transversales y de propuestas convergentes para cambiar la situación y hacer frente a los problemas con mayor eficacia.

Se hizo desde los intervinientes un claro llamamiento al acercamiento de posiciones, a poner en común propuestas e iniciativas, a debatirlas entre todos y a extender la participación. Se requiere abandonar la exclusividad de las propias parcelas para contribuir a darle al movimiento de respuesta ciudadana una entidad superior. Algo parecido al esfuerzo mancomunado, a ampliar la participación, a constituir un verdadero movimiento de ciudad que funcione al unísono. Debate de ideas, coordinación de esfuerzos, solidaridad participativa, respuesta consensuada… estas podrían ser las conclusiones.

Por Redacción